Para que cuentes – Gian Blanco

ee.jpg

Si tuviera si
Y esto lo digo para que cuentes
(Tres segundos)

Tuviera si (dos segundos) la facilidad
Verías los pájaros y los colores
El tiempo dejando su saliva en los alambres Seguir leyendo “Para que cuentes – Gian Blanco”

Anuncios

Poemas – Hernán Fernando Tenorio

12.

 

¡Te hablo, Guitarra!

 

Quiero convocar a tu espíritu

para que se deslice

en una proyección canora,

por la acústica,

la magia del sonido

 

como el rayo carbónico

petrificado en las gotas

que estalla y se fractura,

la distorsión de los pedales de efectos

es el lamento de la electricidad atormentada

 

“Doble distortion a fondo”

y es como vidrios chirriando

el ruido,

nido de águila agorera…,

le corta el paso

 

pero,

finalmente,

es acorralado por las melodías.

 

(Hernán Tenorio. En: Guitarra nocturna. El ojo del mármol, Buenos Aires, 2013)

 

La zamba

 

no nimba ni zumba

la zamba de una esperanza rota

el solo hecho de estar cruzando un tambo

cuando un tambor repiquetea al viento

la polvareda ajena y el poncho del caudillo

cuchillo borgeano y mentiras

 

un día se desmadra en cuanto silencio anda caminando

y oliendo a bosta de animal pampeano

la salvajada toda al descubierto

con la carne pa’ el asado

desangrándose el atardecer

ni bien comienza a caer

el sol

y el repique del bombo

y el bobo que sigue aguantando…

la puta madre.

 

(Hernán Tenorio. En: Lados b. Inédito. 2014)

  

Seguir leyendo “Poemas – Hernán Fernando Tenorio”

Que llevarás – Daniel Bonelli 


Causa grave y salvaje es martirizar la existencia, cuando todo parece un agravio natural, y es simplemente un vacío eterno en la soledad habitual del alma, cauterízame con el elixir de tu espíritu, el corazón, abrázame con locura bestial de niños.

si eres cauto, sabrás oír la voz del hacedor de tu ser, haciéndote a partir de un átomo exquisito y puro, derrama lágrimas más puras que las perlas, o rubíes,  que arraiguen de lo más oculto e irrefrenable de tu mágica alegría. Seguir leyendo “Que llevarás – Daniel Bonelli “

Hostal Klezmer – Laura Fuksman

ee.jpg

TAMAÑO MAL

en el centro del hostal
donde las gotas se acumulan cuando llueve
los vapores contagian
los dedos el codo la nuca
trémulo en tul,
el esternón
abriendo juega
intermitentes escondidas con la tibieza.


Tangram
en que el edén
en abrazo vertical
supo: lo había olvidado todo
sobre geometría
la agudez de los ángulos,
la gravedad de las palabras
rulos, flecos y el mullido de los contornos
y entre tanto pedalear la intimidad,
la salamandra azul.


qué imagen perfecta la foto que no veo
Nicolás Pinkus

Tu cuerpo se abre como un gran libro
de ilustraciones mitológicas
e historias fantásticas,
de tapas duras

 

repujadamente enteladas
un siglo atrás.

(Recostado sobre la roca
brillos dorados salpican
su esmeralda cola
bífida

doy fe,
he conocido al sireno).
Seguir leyendo “Hostal Klezmer – Laura Fuksman”

Rabia – Agustín Vázquez Gelvez

wp-1477838416622.jpg

Después,  durante  la  noche,
todo  lo  que  cierra  ojos  abre  abismos.
Lejos,  allá,  encontré  la  fantasía  cromática  de  Bach
sonando  entre  las  botellas,
vos  y  todo  lo  tuyo  que  revuelve  oscuros  pasadizos
y  yo  me veo  en  el  espejo  roto  de  lo  que  fui.
Corrí  y  tropecé,  caí  en  otra  boca  y  estoy  esperando  el  golpe.
Nada  de  lo  que  dejamos  atrás
parece  quedar  atrás. Vuelve  y  revuelve  los  cajones  y  las  canciones,
siempre  el  mismo  ruido  en  la  cabeza  y  la  pesada
ausencia  de  huevos  para  el  suicidio,  ¡Maldición!
¿Por  qué  la  vida  tiene  que  ser  tan  hermosa?
¿Por  qué  tenías  que  llevar  ese  nombre  y  esa  boca?
Necesito  escribirlo  para  emanciparme,
ya  no  no  siento  todo  esto pero  que  no  quiero  olvidarlo.
Yo  quisiera  dormir  con  vos,  ay
como  quisiera  acostarme
y dormir la noche y la rabia.


Autor: Agustín Vázquez Gelvez, estudiante de Letras en la Universidad de Lomas de Zamora.

Al comandante – Pablo Antonini

EE

Hace 4 años tu magia deleitaba bajo una inmensa lluvia a millones de hombres y mujeres, que nacieron en el barro, en los montes más profundos y en las selvas más injustas de la hermosa Patria hermana de Venezuela, esa que bajo el sable de la justicia social la declaraste bolivariana para que así tenga su segunda independencia, para que esos hombres y mujeres de barro sean soberanos, sean libres y tengan el derecho a la vida que tantos años de Injusticias le habían quitado. Seguir leyendo “Al comandante – Pablo Antonini”

Los amigos imaginarios – Marco Arzabe Bowles

 

WiFi

Creo que me gusta más la versión tuya que no está en la red. La que no tiene filtros sobre la piel, la que habla, la que respira, la que suda por las noches. Me gusta cuando tu risa se escucha, cuando si te gusta lo que hago, me lo decís y no apretás un botón. Me gusta cuando me comentás algo por el teléfono, algo que no puede ser público, algo que no querés recordar por siempre.

Me gusta la versión tuya que no está en internet, la que llora de vez en cuando, la que se irrita muy seguido, la que pocos conocen, la que yo conozco mejor que nadie.

Creo en tus labios, creo que tu piel es hermosa, creo que tu aroma me va a dejar loco.

Creo en Dios, creo en vos, creo en mí, creo en está conexión WiFi que nos mantiene cercanos, que me llevó a vos, que es el hilo del cual colgamos y que también nos ahorca.

Desastre

‘¿Me ayudas a abrirla, por favor?’
Le dije a la chica de las rastas en el bar
‘Perdón, soy un desastre’.
La chica con sueños enredados sonrío
y abrió mi lata de cerveza
utilizando sus uñas negras
‘Tomá, Desastre’, me dijo y me reí.
De fondo sonaba mi canción favorita
y las luces cambiaban de color cada tanto
Mis amigos estaban frente a mí
hablando
bailando
sonriendo
tomando
Yo cierro mis ojos
e imagino nubes
y bailo
y sonrío
y tomo
un sorbo
de mi lata
cada tanto.
Desastre, me dijo la de las rastas.
Desastre
me siento
cada tanto.

Montaña Rusa

Como has estado?

Como siempre.

Y como es eso, según vos?

Como estar montado en una montaña rusa

Qué tipo de montaña rusa?

Como las que te ponen de cabeza.

Esas son mis favoritas.

Quizás por eso somos amigos.

Sí, cierto.

Y quizás por eso no podríamos ser más que amigos.

Por qué?

Porque gritaríamos todo el tiempo.

Sí, cierto.


Autor: Marco Arzabe Bowles.

Blog de poesía de Marco: https://losamigosimaginarios.com/