El gitano – Juan García

EE

Había llegado un mes atrás. Alto, robusto, serio y de poco hablar. Había rumores de un asunto ocurrido allá en Tapalqué, de donde era oriundo el gitano. Se hablaba de algo feo, un suceso relacionado con una niña, cosas sucias, de esas que no se preguntan porque se sabe que la respuesta será atroz. El tipo se presentó ese lunes por la mañana. Preguntó por el capataz Maidana, conversaron en un tono bajo, casi confidencial. Se miraban a los ojos, como esos guapos que no esconden el valor y hasta a la misma parca le hacen frente. Conociéndolo a Maidana algo le desconfiaba al moreno porque al hablar ladeaba la boca más de lo acostumbrado. Era signo inequívoco de que no creía en lo que se le estaba diciendo. Estrecharon las diestras y ahí nomás el gitano se arremangó y empezó a hacer un pastón. Trabajar, trabajaba bien. Sabía la cantidad exacta de arena, de cal, de cemento que había que utilizar, alcanzaba los baldes con presteza. Al poco tiempo ya levantaba paredes y después revocaba. En dos semanas el mejor fino lo hacía él. El capataz lo mandaba a hacer las terminaciones y todo ese laburo detallado que es, en fin, lo que se termina por ver y aprobar o desaprobar, según sea el caso. Seguir leyendo “El gitano – Juan García”

Anuncios