Poema – Florencia Aylén Rettore

Porque me gusta escaparme de los peligros
como gato que pega el salto de techo a techo.
Por eso no te avisé, me fugué.
Me partí la cabeza al medio y me fugué.
Me comí los dedos para no llamarte a la tarde,
hasta fui y me comí al vecino para olvidarme de vos.
Y me comí la ensalada de fruta que quedó del 24 a la noche.
Y mi abuela me miraba horrorizada porque
– ¿¡Cómo-vas-a-tragar así, querida!?
Trago abuela, trago todo, siempre trago.
Pero no te llamé. Mira todo lo que hice y no te llamé.
Te dije que me comí al vecino, que me comí los dedos
y seguí por la ensalada y ahora el amor propio
y por vos,
siempre todo para olvidarme de vos.
Y no te enteraste.
Jamás nunca te enteraste.
Porque no,
– ¡Loca-maniática-enferrrrma mental!
Con vos no.
Con esa pollera no. Con esos amigos, no.
Y lo tragué. No quisiste, y me lo tragué.
Tu desenfreno para extasiarme y entregarte,
lo tragué.
Y para romperme toda en dos patadas también.
Porque, ¡putita-bajá-los-aires!
Y el respeto lo impone el golpe.
Todo lo tragué, todo eso y lo tragué.
Y mi abuela se asombra porque la ensalada
¡Y la fruta está podrida!

image-704


Autora: Florencia Aylén Rettore, estudiante de Licenciatura de Ciencias de la Educación en la Universidad de Lomas de Zamora.

Fragmentación – Florencia Aylén Rettore

Fragmentación

Junto pedacitos.
Los acomodo, los borro, los abrazo,
los dibujo de colores,
los contemplo.
Ya lo hice una vez y otra
y muchas.
Muchas veces, muchos días.
Te junto siempre en pedacitos
y te traigo acá conmigo
acá, de donde te fuiste la semana pasada
acá donde me dejaste
tambaleado sola.
Me derrumbaste
una vez más,
frente al mundo.
Y es raro,
porque cada vez son más pedacitos
pero también
dibujo más colores.
Y aprendí,
que va ser siempre así
que nunca vas a estar
conmigo mucho tiempo.
Que siempre te renaceré más viva
(más entera, aunque en pedazos)
En pedazos de colores
que yo los junto, los borro, los abrazo.
Y te grito
(me grito)
Y desafío a todos
que acá estamos, juntas otra vez
y hacemos el mundo
y nos amamos.
Entonces te rompés de nuevo
por un beso. una ausencia o un dolor,
por un prejuicio
la muerte o una injusticia.
O por todo eso
te rompés y me derrumbo.
Y aunque cada vez más coloridos,
es difícil
juntar los pedacitos.
Y entonces duermo,
hoy ya no tengo fuerzas
para barrer todos los vidrios
que han quedado
al pie del espejo.

Broken MIrror_Evening Sky(Agfachrome)


Autora: Florencia Aylén Rettore, estudiante de Licenciatura de Ciencias de la Educación en la Universidad de Lomas de Zamora.

Las medias – Florencia Aylén Rettore

Las medias

Mi papá era obrero en una metalúrgica. Todos los días se iba bien temprano y caminaba cinco cuadras hasta Camino de Cintura donde tomaba el colectivo que lo dejaba en la esquina de la fábrica.

Recuerdo perfectamente aquella mañana, el 27 de Julio de 1972. Había caído una helada terrible. Yo ya tenía puesto el guardapolvo de la escuela y mi mamá me peinaba frente a la salamandra, dos trenzas perfectas, cuando papá volvió a entrar. Fue hasta su pieza y se cambió el par de medias. Las que se había puesto antes tenían un agujero en el dedo gordo del pie y me mandó a tirarlas, pero mamá dijo que las dejara sobre la punta de la mesa, para zurcirlas luego.
Seguir leyendo “Las medias – Florencia Aylén Rettore”