Poemas – Hernán Fernando Tenorio

12.

 

¡Te hablo, Guitarra!

 

Quiero convocar a tu espíritu

para que se deslice

en una proyección canora,

por la acústica,

la magia del sonido

 

como el rayo carbónico

petrificado en las gotas

que estalla y se fractura,

la distorsión de los pedales de efectos

es el lamento de la electricidad atormentada

 

“Doble distortion a fondo”

y es como vidrios chirriando

el ruido,

nido de águila agorera…,

le corta el paso

 

pero,

finalmente,

es acorralado por las melodías.

 

(Hernán Tenorio. En: Guitarra nocturna. El ojo del mármol, Buenos Aires, 2013)

 

La zamba

 

no nimba ni zumba

la zamba de una esperanza rota

el solo hecho de estar cruzando un tambo

cuando un tambor repiquetea al viento

la polvareda ajena y el poncho del caudillo

cuchillo borgeano y mentiras

 

un día se desmadra en cuanto silencio anda caminando

y oliendo a bosta de animal pampeano

la salvajada toda al descubierto

con la carne pa’ el asado

desangrándose el atardecer

ni bien comienza a caer

el sol

y el repique del bombo

y el bobo que sigue aguantando…

la puta madre.

 

(Hernán Tenorio. En: Lados b. Inédito. 2014)

  

Seguir leyendo “Poemas – Hernán Fernando Tenorio”

Anuncios

Hipocresía -Anónimo

ee.jpg

A través de un velo de mentiras, ocultas tu verdadera intención.

No me atrevo a intentar disuadir tu opinión, eso me costaría tu ira.

Pero aún así encuentro la necesidad de expresar que no convences a nadie con tu tono de superación.

La Independencia emocional no figura en tu guía.

Te acobardas ante el primer indicio de soledad.

También creo en tu fortaleza, pero tenés que aceptar que no nacimos para estar solos.

Cada vez que repetís una y otra vez que estas bien así, que no necesitas a nadie más, te contradecís a los dos segundos escribiendo que querés romance o simplemente que estás buscando afecto con desesperación.

Es más, llorás a escondidas porque sabés que lo que querés no lo podés conseguir y aun así elegís seguir mostrando el mínimo interés, diciendo a los demás que no te importa, utilizás cuanta mascara este a tu alcance, te mentís.

No te niegues la posibilidad de probar, podemos errar y reparar.

Pero no intentarlo, eso sí sería un desastre.  Superar, dejar, sin olvidar lo que sentimos y avanzar.

Pero ahora y para terminar, no voy a hacer que pierdas más el tiempo, deja de hablarle a este espejo, y empezá a vivir la realidad.


Autor: Anónimo, estudiante de Periodismo en la Universidad de Lomas de Zamora.

​En un toque llego- Alan Cabral 

ee.jpg

Kevin  se sentó a comer cuando se escuchó el primer ruido de tormenta. Su mama se levantó rápido a tapar los espejos. Se acercó a la escultura de la Virgen de los Pasos, la toco y se persignó. Rezó una oración silenciosa mientras Kevin terminaba su plato. Vibró su celular, el Nene Rubio le mandó un mensaje con un signo de interrogación. Kevin  tomó de un trago el vaso de Coca Cola y dejó el plato en la mesada. Le dio un cálido beso en la cabeza a su devota madre y salió. La mujer abrió la puerta y le gritó, tenía en su mano un paraguas. Andrés lo agarró y le dio un fuerte abrazo. Todavía no empezaba la tormenta de proporciones bíblicas pero Kevin abrió el paraguas y se fue pateando en dirección al centro de la ciudad.
Salí corriendo, decidido a encontrarte. / ¿Me buscaste? / Toda la vida.

No hay que usar el teléfono mientras caminas. Cuando caminas tenes que tener la cabeza alta, con la pera paralela al piso, doblar las rodillas, mirar ambos lados antes de cruzar la calle, un pie adelante del otro, talón, punta y así repetir hasta llegar al punto de llegada. No hay llegadas porque no hay líneas. Andres no puede pisar las líneas del piso, ni las divisiones de las baldosas ni las partes rotas del asfalto. No le gustan los árboles que con sus raíces rompen las veredas. No le tiene miedo a los perros pero si a pisar líneas. Los miedos no se pueden controlar, por eso asustan tanto.

Voy a tardar en llegar, sabes que camino lento. / No importa, estoy bailando para esperarte.

Andres no gritaba de miedo, pero si había una línea que no podía cruzar cerraba los ojos y saltaba. Cuando cierra los ojos todo desaparece. Todo se vuelve blanco. No negro. Negro es cerrar los ojos por miedo. Cerrar los ojos por valor es blanco. Un poco de viento le volaba el pelo. Se tapó con el paraguas. Tuvo la sensación de que iba a salir volando.

Como Mary Poppins. / Supercalifragilisticoespialidoso. / Esa es una palabra importante.

Llego a unas vías. Vio venir un tren. Tal vez el último. Imagino la posibilidad de que ese fuera el último tren del mundo, de que sus vías le den la vuelta al planeta y que nunca se detenga, que cuando la humanidad se haya extinto aun seguirá pasando a esa hora el último tren, sin nadie que viaje, sin estación para parar. Pero la gente lo seguiría esperando, pensó. Se paró en las vías. Sintió la vibración. Sonó una bocina, no para que él se mueva, sino para para avisa que venia, porque la barrera de la calle hacía años que no bajaba, no había nadie que la baje. Había una pequeña casita de indigentes donde antes estaba el lugar de los guardabarreras. Le saco una foto al tren. Se la envió al Nene Rubio mientras terminaba de cruzar la vía. Sintió la velocidad del tren en su espalda. Tuvo miedo de que la fuerza inentendible del movimiento lo arrastrara bajo las rudas y lo despedazara. Después la lluvia limpiaría sus entrañas de las vías y nadie se enteraría jamás de su muerte. Le mando la foto al Nene Rubio.

Las vías son líneas. /Sí, son caminos/ ¿Cuándo vas a llegar?

Todavía faltaba mucho para que Andrés llegara al centro de la ciudad, a la casa del Nene Rubio. No iba a llegar antes de la lluvia. Sino al revés. La lluvia lo iba a llevar a él por unas vías nuevas.


Autor: Alan Cabral, estudiante de la carrera de Letras de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Que llevarás – Daniel Bonelli 


Causa grave y salvaje es martirizar la existencia, cuando todo parece un agravio natural, y es simplemente un vacío eterno en la soledad habitual del alma, cauterízame con el elixir de tu espíritu, el corazón, abrázame con locura bestial de niños.

si eres cauto, sabrás oír la voz del hacedor de tu ser, haciéndote a partir de un átomo exquisito y puro, derrama lágrimas más puras que las perlas, o rubíes,  que arraiguen de lo más oculto e irrefrenable de tu mágica alegría. Seguir leyendo “Que llevarás – Daniel Bonelli “

Mis cenizas – Daniel Arana

wp-1477838416622.jpg

Ocho meses es mucho tiempo. 240 días, muchos minutos y más segundos. Un tiempo en el que florece la muerte en todos lados. Un tiempo en que nace el espanto. La gestación de algunos seres se da en ocho meses, ocho impacientes meses, ocho menesterosos meses. Las células, que algunas religiones reconocen como seres humanos, olvidándose de que ser humano no es consecuencia de la biología, tardan (en algunos casos) ocho meses en estar capacitados para salir a la luz y, por ahí, ser humanos. Casi ocho meses sin noticias de ella son más que ocho meses.

En la escarchada noche nostálgica, postrado en una cama por elección propia, miro el techo con los pies entumecidos. Solía ser un ser humano. Charlaba displicentemente con el portero. Iba a comprar el pan cuando ya no había más. Veneraba el buen cine y discutía a viva voz despotricando contra las malas películas argentinas. Tomaba el ascensor inconscientemente, con desdén. Mantenía discusiones con mis amigos acerca de política, sexo, mujeres, alcohol, literatura, religión, etcétera. Era todo un orador. Tomaba la palabra y discurría a piacere sobre los más heterogéneos temas. Saltaba sin solución de continuidad de lo caro que son los libros nuevos en Argentina (abogando, sobretodo, por la lectura de los clásicos de edición barata en donde, como decía siempre, está todo lo que hay que saber) a los pasos ultra necesarios e irreductibles a la hora de tomar un buen vino. Era locuaz, gracioso, cínico, elocuente, provocador y lacónico cuando había que serlo. Todas estas características componían mí persona cuando era un ser humano inclinado a las disertaciones en grupo ya sea de amigos, parientes (donde se escuchaban los disparates más atroces y a veces convenía callar para no herir susceptibilidades), colegas y vecinos. Ahora miro el techo. Tengo convulsiones, frío, hambre y más convulsiones. Ocho meses sin noticias de ella. Seguir leyendo “Mis cenizas – Daniel Arana”

La bondad definitiva – Alan Cabral

ee.jpg

La mujer que tiene dos margaritas en el pelo está sentada al borde de la escollera.

Mira en silencio al niño corriendo hacia las olas. Aunque hace demasiado río y hay una vadera que advierte el peligro del mar, el niño de piel negra entra y sale del agua. Cada vez intenta llegar más lejos, pero alguna ola lo devuelve a la costa.

Cuando se hace de noche la mujer se acerca al niño y le pregunta: ¿Por qué queres perderte en el mar?

El niño que tiene los ojos negros no responde y se va caminando.

El día anterior la mujer estuvo sentada en el consultorio de un médico que le dijo: Señora, usted tiene una enfermedad horrible, tal vez muera, tal vez no, no hay manera de saberlo.

La mujer salió de la clínica sin mayor perturbación que un hambre feroz.

Se sintió salvaje.

Se imaginó corriendo por el bosque. Desnuda. Persiguiendo algún animal. No un pequeño conejo, sino un animal enorme, una jirafa, un antílope o un mamut. El ultimo mamut del mundo perdido en alguna selva virgen de Brasil.  Imagino que ella misma se convertía en la última mujer, pero ya no era humana. Se había convertido en una criatura salvaje.

Seguir leyendo “La bondad definitiva – Alan Cabral”

Hostal Klezmer – Laura Fuksman

ee.jpg

TAMAÑO MAL

en el centro del hostal
donde las gotas se acumulan cuando llueve
los vapores contagian
los dedos el codo la nuca
trémulo en tul,
el esternón
abriendo juega
intermitentes escondidas con la tibieza.


Tangram
en que el edén
en abrazo vertical
supo: lo había olvidado todo
sobre geometría
la agudez de los ángulos,
la gravedad de las palabras
rulos, flecos y el mullido de los contornos
y entre tanto pedalear la intimidad,
la salamandra azul.


qué imagen perfecta la foto que no veo
Nicolás Pinkus

Tu cuerpo se abre como un gran libro
de ilustraciones mitológicas
e historias fantásticas,
de tapas duras

 

repujadamente enteladas
un siglo atrás.

(Recostado sobre la roca
brillos dorados salpican
su esmeralda cola
bífida

doy fe,
he conocido al sireno).
Seguir leyendo “Hostal Klezmer – Laura Fuksman”

Perdido – Alan Cabral

wp-1477838416622.jpg

La mujer llegó cuando la bebe ya estaba muerta. El calor y el miedo del incendio empujaron a la nenita hasta el balcón y desde ahí saltó, la gravedad hizo el resto. Cuando se abrió la ventana un fuego infernal creció y desde él apareció una figura que nadie pudo descifrar. Fue la saltarina. Tenía tres años, tal vez cuatro. Pocos. Saltó por el impulso animal de la supervivencia. Murió en el acto. El Acto: la explosión total de su cabeza contra el cemento. Entre gritos y llantos un círculo de personas miraba el cuadro hecho de sangre y tripas. Entonces llegó la mujer. Tres días después, ella saltó sobre las vías del tren.

El hombre no quiso velorio. Se dedicó a consagrar la memoria de su esposa y a su hija en un llanto secreto.

Fue a la montaña porque no podía soportar el rostro de una mujer que no sea el de ella. Ya no veía en ellas ninguna belleza, veía el eco del dolor. TODAS LAS COSAS TRISTES DEL MUNDO TIENEN CARA DE MUJER, pensó. Esa noche descubrió que ya no podría masturbarse, ya no tenía deseos.

15086370_10209823926826436_931891258_n

Le dedicó sus días a las tareas silvestres.

Por las noches miraba las estrellas e imaginaba la explosión de todas ellas mientras tarareaba la Obertura 1812 de Tchaikovsky. (Algunas noches, si estaba de buen humor, leía un tomo de voluminoso tamaño sobre la victoriosa vida de Napoleón) Seguir leyendo “Perdido – Alan Cabral”

Rabia – Agustín Vázquez Gelvez

wp-1477838416622.jpg

Después,  durante  la  noche,
todo  lo  que  cierra  ojos  abre  abismos.
Lejos,  allá,  encontré  la  fantasía  cromática  de  Bach
sonando  entre  las  botellas,
vos  y  todo  lo  tuyo  que  revuelve  oscuros  pasadizos
y  yo  me veo  en  el  espejo  roto  de  lo  que  fui.
Corrí  y  tropecé,  caí  en  otra  boca  y  estoy  esperando  el  golpe.
Nada  de  lo  que  dejamos  atrás
parece  quedar  atrás. Vuelve  y  revuelve  los  cajones  y  las  canciones,
siempre  el  mismo  ruido  en  la  cabeza  y  la  pesada
ausencia  de  huevos  para  el  suicidio,  ¡Maldición!
¿Por  qué  la  vida  tiene  que  ser  tan  hermosa?
¿Por  qué  tenías  que  llevar  ese  nombre  y  esa  boca?
Necesito  escribirlo  para  emanciparme,
ya  no  no  siento  todo  esto pero  que  no  quiero  olvidarlo.
Yo  quisiera  dormir  con  vos,  ay
como  quisiera  acostarme
y dormir la noche y la rabia.


Autor: Agustín Vázquez Gelvez, estudiante de Letras en la Universidad de Lomas de Zamora.