​En un toque llego- Alan Cabral 

ee.jpg

Kevin  se sentó a comer cuando se escuchó el primer ruido de tormenta. Su mama se levantó rápido a tapar los espejos. Se acercó a la escultura de la Virgen de los Pasos, la toco y se persignó. Rezó una oración silenciosa mientras Kevin terminaba su plato. Vibró su celular, el Nene Rubio le mandó un mensaje con un signo de interrogación. Kevin  tomó de un trago el vaso de Coca Cola y dejó el plato en la mesada. Le dio un cálido beso en la cabeza a su devota madre y salió. La mujer abrió la puerta y le gritó, tenía en su mano un paraguas. Andrés lo agarró y le dio un fuerte abrazo. Todavía no empezaba la tormenta de proporciones bíblicas pero Kevin abrió el paraguas y se fue pateando en dirección al centro de la ciudad.
Salí corriendo, decidido a encontrarte. / ¿Me buscaste? / Toda la vida.

No hay que usar el teléfono mientras caminas. Cuando caminas tenes que tener la cabeza alta, con la pera paralela al piso, doblar las rodillas, mirar ambos lados antes de cruzar la calle, un pie adelante del otro, talón, punta y así repetir hasta llegar al punto de llegada. No hay llegadas porque no hay líneas. Andres no puede pisar las líneas del piso, ni las divisiones de las baldosas ni las partes rotas del asfalto. No le gustan los árboles que con sus raíces rompen las veredas. No le tiene miedo a los perros pero si a pisar líneas. Los miedos no se pueden controlar, por eso asustan tanto.

Voy a tardar en llegar, sabes que camino lento. / No importa, estoy bailando para esperarte.

Andres no gritaba de miedo, pero si había una línea que no podía cruzar cerraba los ojos y saltaba. Cuando cierra los ojos todo desaparece. Todo se vuelve blanco. No negro. Negro es cerrar los ojos por miedo. Cerrar los ojos por valor es blanco. Un poco de viento le volaba el pelo. Se tapó con el paraguas. Tuvo la sensación de que iba a salir volando.

Como Mary Poppins. / Supercalifragilisticoespialidoso. / Esa es una palabra importante.

Llego a unas vías. Vio venir un tren. Tal vez el último. Imagino la posibilidad de que ese fuera el último tren del mundo, de que sus vías le den la vuelta al planeta y que nunca se detenga, que cuando la humanidad se haya extinto aun seguirá pasando a esa hora el último tren, sin nadie que viaje, sin estación para parar. Pero la gente lo seguiría esperando, pensó. Se paró en las vías. Sintió la vibración. Sonó una bocina, no para que él se mueva, sino para para avisa que venia, porque la barrera de la calle hacía años que no bajaba, no había nadie que la baje. Había una pequeña casita de indigentes donde antes estaba el lugar de los guardabarreras. Le saco una foto al tren. Se la envió al Nene Rubio mientras terminaba de cruzar la vía. Sintió la velocidad del tren en su espalda. Tuvo miedo de que la fuerza inentendible del movimiento lo arrastrara bajo las rudas y lo despedazara. Después la lluvia limpiaría sus entrañas de las vías y nadie se enteraría jamás de su muerte. Le mando la foto al Nene Rubio.

Las vías son líneas. /Sí, son caminos/ ¿Cuándo vas a llegar?

Todavía faltaba mucho para que Andrés llegara al centro de la ciudad, a la casa del Nene Rubio. No iba a llegar antes de la lluvia. Sino al revés. La lluvia lo iba a llevar a él por unas vías nuevas.


Autor: Alan Cabral, estudiante de la carrera de Letras de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora

La bondad definitiva – Alan Cabral

ee.jpg

La mujer que tiene dos margaritas en el pelo está sentada al borde de la escollera.

Mira en silencio al niño corriendo hacia las olas. Aunque hace demasiado río y hay una vadera que advierte el peligro del mar, el niño de piel negra entra y sale del agua. Cada vez intenta llegar más lejos, pero alguna ola lo devuelve a la costa.

Cuando se hace de noche la mujer se acerca al niño y le pregunta: ¿Por qué queres perderte en el mar?

El niño que tiene los ojos negros no responde y se va caminando.

El día anterior la mujer estuvo sentada en el consultorio de un médico que le dijo: Señora, usted tiene una enfermedad horrible, tal vez muera, tal vez no, no hay manera de saberlo.

La mujer salió de la clínica sin mayor perturbación que un hambre feroz.

Se sintió salvaje.

Se imaginó corriendo por el bosque. Desnuda. Persiguiendo algún animal. No un pequeño conejo, sino un animal enorme, una jirafa, un antílope o un mamut. El ultimo mamut del mundo perdido en alguna selva virgen de Brasil.  Imagino que ella misma se convertía en la última mujer, pero ya no era humana. Se había convertido en una criatura salvaje.

Seguir leyendo “La bondad definitiva – Alan Cabral”

Perdido – Alan Cabral

wp-1477838416622.jpg

La mujer llegó cuando la bebe ya estaba muerta. El calor y el miedo del incendio empujaron a la nenita hasta el balcón y desde ahí saltó, la gravedad hizo el resto. Cuando se abrió la ventana un fuego infernal creció y desde él apareció una figura que nadie pudo descifrar. Fue la saltarina. Tenía tres años, tal vez cuatro. Pocos. Saltó por el impulso animal de la supervivencia. Murió en el acto. El Acto: la explosión total de su cabeza contra el cemento. Entre gritos y llantos un círculo de personas miraba el cuadro hecho de sangre y tripas. Entonces llegó la mujer. Tres días después, ella saltó sobre las vías del tren.

El hombre no quiso velorio. Se dedicó a consagrar la memoria de su esposa y a su hija en un llanto secreto.

Fue a la montaña porque no podía soportar el rostro de una mujer que no sea el de ella. Ya no veía en ellas ninguna belleza, veía el eco del dolor. TODAS LAS COSAS TRISTES DEL MUNDO TIENEN CARA DE MUJER, pensó. Esa noche descubrió que ya no podría masturbarse, ya no tenía deseos.

15086370_10209823926826436_931891258_n

Le dedicó sus días a las tareas silvestres.

Por las noches miraba las estrellas e imaginaba la explosión de todas ellas mientras tarareaba la Obertura 1812 de Tchaikovsky. (Algunas noches, si estaba de buen humor, leía un tomo de voluminoso tamaño sobre la victoriosa vida de Napoleón) Seguir leyendo “Perdido – Alan Cabral”

PRIMERA CHARLA SOBRE HISTORIETAS: “El caso Oesterheld”

Primera charla sobre historietas: “El caso Oesterheld”

El jueves 9 de Junio se realizó la primera charla en torno a la historieta organizada por Literatura Errante, un grupo de estudiantes de la carrera de Letras con la propuesta de hacer conocer y divulgar los estudios  literarios.
La charla, a cargo de Emiliano Gabriel Pascal, comenzó con un recorrido por la historia de la historieta argentina, desde sus inicios en los primeros chistes gráficos, hasta los primeros intentos de narrativa dibujada. Aclaró algunos términos (la diferencia entre viñeta e historieta) y comentó los primeros acercamientos al modelo americano (combinar dibujo y texto en un mismo cuadro). A su vez, habló sobre las primeras historietas en la revista Caras y Caretas y PBT.
En este punto hizo un paréntesis y comentó la situación de la representación de la mujer en la historieta nacional, los caso de las mujeres de Divito y de los personajes femeninos de Altuna y Carlos Trillo: la esposa del Sr. Lopez y Pampita y Gato del Loco Chavez.  Mencionó, también, la situación de las condiciones de producción, de las editoriales y los dibujantes, muchos de ellos inmigrantes de Italia.
Llegó, entonces, al centro de la charla: Héctor German Oesterheld, el monumental guionista. Su vida, su carrera, sus comienzos en publicaciones infantiles, la creación la editorial Frontera, su éxito y la estafa que le pondría fin. Y, por supuesto, El Eternauta, la obra clave de la historieta nacional, sus continuaciones y sus reformulaciones (una de ellas con el Viejo Breccia), el enfoque político de sus ultima obras y su secuestro (hoy Oesterheld es uno de los 30 mil desaparecidos por la última dictadura cívico-militar).
Antes de terminar, Emiliano propuso un interrogante: ¿la historieta puede ser estudiada como se estudia la literatura “seria”? En la Universidad de Córdoba y en al UBA ya existen grupos dedicados al estudio del historieta ¿Por qué no habría de sumarse también la Universidad de Lomas a esta tendencia?  Esta charla fue un gran primer paso.

Alan Cabral.
Estudiante de la carrera de Letras en la Universidad de Lomas de Zamora