Jornada de literatura y horror – Jacqueline Nair Bonelli

Dicen por ahí que la percepción es un recorte de la realidad que se conforma a partir de los valores e historia de una persona. Hoy mi recorte del fabuloso collage que fue la Jornada de literatura y horror dada en el día ayer es este:

1

No más llegar al el Centro Cultural Revolución(arte) se percibía un clima de armonía que, acompañado por Sinatra de fondo, hacía que uno entrara en confianza y fuera derechito a buscar un asiento.

Al poner la mirada sobre las mesas incrédula agarre un folleto y de repente sentí un flechazo en el corazón: es que eran tan ricos y baratos los panchos, tan irresistibles los pochoclos… pero bueno, no solo fui por la comida. Seguir leyendo “Jornada de literatura y horror – Jacqueline Nair Bonelli”

Anuncios

Herramienta suave (reseña) – María Belén Michelangelo

Herramienta suave de Emiliano Herrera

Herramienta suave

Probablemente la poesía es la expresión de la literatura que más nos inunda de sentimientos, que mejor los guarda dentro de los límites de sus palabras. Cada poeta tiene su fórmula para lograr conquistar el tesoro perdido. Emiliano Herrera de la mano de la editorial Zindo & Gafuri, nos muestra la suya reconstruyéndola ante nuestras narices en Herramienta suave.

¿Cuáles son las herramientas? Esta pregunta apareció en mi mente una vez finalizada la lectura y me encontré a mí misma tratando de identificarlas, supe entonces que Emiliano hace algo increíble: juega con nosotros, es su libro la herramienta adecuada para desacomodarnos, para ubicarnos en esos espacios inexplorados y entonces decirnos: bueno, y ahora ¿qué sentís? Porque la poesía es sentimiento y no hay nada que aleje al autor de esta verdad irrefutable.

No existen detalles librados al azar, la poesía es pensada, en lo que se dice y en lo que se calla. Herramienta suave es una conjunción de voces y silencios que se enredan y resultan perfectamente. Seguir leyendo “Herramienta suave (reseña) – María Belén Michelangelo”

Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández

no-lo-tomes-a-mal-poldy-es-hora-de-renovarse_406151

Soy una ferviente defensora de que “no importa lo que lean mientras que lean” es sólo una excusa cómoda y derrotista. A fines económicos, solamente diré que leer, en sí mismo, no tiene nada de noble: es una actividad como cualquier otra. Y, como en cualquier otra actividad, cómo se hace lo que se hace importa tanto o más que el simple hecho de hacerlo. (Desarrollaré la idea en otra oportunidad. Es más fuerte que yo).

Que un chico lea porquerías es casi tan lamentable como que no lea en lo absoluto. Dónde está la línea que divide la lectura-porquería de la lectura “de calidad”, sin embargo, es algo que no podría decir. Aun así, voy a atreverme a afirmar que buena parte de los escritos de Poe se encuentran en la segunda categoría. Soy tan metodológicamente profesional.

 Berenice  Edgar Allan Poe (1835) 

 berenice

Seguir leyendo “Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández”

El libro ilustrado: entre el arte y la palabra – María Belén Michelangelo

El libro ilustrado: entre el arte y la palabra

La literatura está unida estrechamente a la ilustración. Esta última ha conformado libros junto a muchas obras infantiles como los cuentos de los hermanos Grim, los de Hans Andersen o la famosísima Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas; también, a libros destinados al mundo adulto como aquellos referidos a temas científicos y religiosos, e incluso Fausto o cuentos de Poe.

Ligeia
Ilustración de Harry Clarke para “Ligeia”, 1919

Pensar a las ilustraciones como meros acompañamientos es mostrarlas como elementos secundarios y esto tiene que repensarse. Seguir leyendo “El libro ilustrado: entre el arte y la palabra – María Belén Michelangelo”

PRIMERA CHARLA SOBRE HISTORIETAS: “El caso Oesterheld”

Primera charla sobre historietas: “El caso Oesterheld”

El jueves 9 de Junio se realizó la primera charla en torno a la historieta organizada por Literatura Errante, un grupo de estudiantes de la carrera de Letras con la propuesta de hacer conocer y divulgar los estudios  literarios.
La charla, a cargo de Emiliano Gabriel Pascal, comenzó con un recorrido por la historia de la historieta argentina, desde sus inicios en los primeros chistes gráficos, hasta los primeros intentos de narrativa dibujada. Aclaró algunos términos (la diferencia entre viñeta e historieta) y comentó los primeros acercamientos al modelo americano (combinar dibujo y texto en un mismo cuadro). A su vez, habló sobre las primeras historietas en la revista Caras y Caretas y PBT.
En este punto hizo un paréntesis y comentó la situación de la representación de la mujer en la historieta nacional, los caso de las mujeres de Divito y de los personajes femeninos de Altuna y Carlos Trillo: la esposa del Sr. Lopez y Pampita y Gato del Loco Chavez.  Mencionó, también, la situación de las condiciones de producción, de las editoriales y los dibujantes, muchos de ellos inmigrantes de Italia.
Llegó, entonces, al centro de la charla: Héctor German Oesterheld, el monumental guionista. Su vida, su carrera, sus comienzos en publicaciones infantiles, la creación la editorial Frontera, su éxito y la estafa que le pondría fin. Y, por supuesto, El Eternauta, la obra clave de la historieta nacional, sus continuaciones y sus reformulaciones (una de ellas con el Viejo Breccia), el enfoque político de sus ultima obras y su secuestro (hoy Oesterheld es uno de los 30 mil desaparecidos por la última dictadura cívico-militar).
Antes de terminar, Emiliano propuso un interrogante: ¿la historieta puede ser estudiada como se estudia la literatura “seria”? En la Universidad de Córdoba y en al UBA ya existen grupos dedicados al estudio del historieta ¿Por qué no habría de sumarse también la Universidad de Lomas a esta tendencia?  Esta charla fue un gran primer paso.

Alan Cabral.
Estudiante de la carrera de Letras en la Universidad de Lomas de Zamora

Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández

no-lo-tomes-a-mal-poldy-es-hora-de-renovarse_406151

Podría decir que la inclusión de la siguiente obra en esta lista no tiene relación con que haya sido el primer libro sin dibujos que leí, ni con que haya devorado cada tomo al menos 4 veces. Podría decirlo, pero estaría mintiendo. Se trata de una obra queridísima para aquellos que crecimos en los ’90/ ’00, lo cual no es poco decir: bombardeados constantemente por Nickelodeon y Cartoon Network, decidimos por voluntad propia sentarnos a leer. Y no como lee un adulto parsimonioso mientras fuma su pipa, sino como chicos: voraz y desenfrenadamente, llenos de ansia, volviéndonos parte del mundo del que se suponía sólo fuéramos testigos.

Harry Potter – J.K. Rowling (1997 – 2007)

Me gusta atajar preguntas antes de que sean formuladas. “¿Cuál de los siete libros es el que vas a recomendar?”, se preguntarán. ¡Pues todos, claro está! El orden no es relevante: su fiel servidora comenzó por el tercero a la tierna edad de 9 años, continuó por el cuarto y quinto, siguió con los dos primeros y contaba con 19 años y el comienzo de una carrera universitaria para cuando llegó a los últimos dos. Considerando que la lectura de estos libros ocupó buena parte de los años decisivos de mi formación, es de esperarse que mi apego a la obra sea, cuanto menos, poco objetivo. Haré el intento de que mi recomendación sea interesante y no ES TAN GENIAL AGUANTE HERMIONE SNAPE #ALWAYS.

Vayan al baño porque esto viene para rato. Seguir leyendo “Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández”

Dalí vive la poesía bien Al sur

El ciclo de poesía Al sur estuvo de visita en el emblemático Café Dalí de Lomas de Zamora y no pasó desapercibido. Música, poetas y un bar idílico fueron los ingredientes para una tarde mágica.

Sobre la calle Pellegrini al 201 hay un lugar especial, tiene el nombre de un artista y le hace honor: caoba reluciente, una barra bien porteña, con sus sillas altas para acodarse y charlar y la cristalería, tintineante, te guiñan el ojo al entrar, “pasá, sentáte, estás en casa”.

Fue ahí, en café Dalí, donde ayer, cultura de Lomas, Ruben Guerrero y Lo coco, llevaron el ciclo de poesía Al Sur.

Con su simpatía habitual, Guerrero hizo la presentación y dejó la apertura a cargo de Paulo Paolucci, un músico de bossa nova que, despacito y en portugués, con las luces bajas y los cuadros de Sandy espiando desde las paredes, nos fue metiendo en otro mundo.

Marcelo Lazovic, Romina Sarcone, Walter Lezcano, Deni Rodríguez Ballejo y Sofía Gómez Pissa fueron los encargados de colmar el tiempo con sus versos y atraer la atención de un público dividido entre quienes estaban allí respondiendo a la cita con la poesía y aquellos que se toparon con ella imprevistamente al entrar. Y funcionó, el encanto hizo efecto.

Un silencio respetuoso y contemplativo copó cada mesa. Las voces tímidas de algunos, la “cancha” recitando de otros, el fraseo casi rapeado de un joven entusiasta y las estrofas crudas de un escritor con experiencia, crearon un micro clima. Afuera todo seguía su rutinaria velocidad, pero ahí adentro, con tanto verso desatado, el tiempo era otro, el reloj quedó suspendido en el éter y nosotros, náufragos en esa isla de madera lustrada, colgados de cada poeta.

Desde atrás de la barra, unos Dalís tallados, gemelos en su genialidad, asentían ante el espectáculo literario que se desarrollaba, como diciendo: “bien, gente, viva la cultura”

image

Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández

no-lo-tomes-a-mal-poldy-es-hora-de-renovarse_406151

A pesar de muchos estetas, que sostienen que el arte no tiene más utilidad que la de agradar a los sentidos, todos aquellos que adoramos la lectura tenemos al menos dos o tres de títulos sin los cuales no seríamos hoy lo que somos: los que “nos marcaron”. Cada lector encuentra esos libros especiales sin buscarlos… pero un empujoncito no lastima a nadie.

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada – Gabriel García Márquez (1978) Seguir leyendo “Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández”

Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández

Libros que tus hijos deberían leer: nada de Crepúsculo, nada de Los juegos del hambre, nada de spoilers

no-lo-tomes-a-mal-poldy-es-hora-de-renovarse_406151

Atrás han quedado los años en que los adultos nos iniciaban a la lectura con Mi planta de naranja-lima, Los ojos del perro siberiano y Cuentos para leer sin rimmel. El inexplicable sadismo con que nos ponían novelas y cuentos desgarradores en las manos ha mutado: ahora se trata de leer sobre chicos matándose mutuamente para entretenimiento del gobierno, o adolescentes enamoradas de criaturas fantásticas con problemas psicológicos varios. Encantador.

He aquí la primera edición de lo que pretenderá ser una lista de libros no necesariamente menos tristes (pero sí más interesantes) que tus hijos deberían estar leyendo (o deberían leer cuando los tengas).

El fantasma de Canterville – Oscar Wilde (1887) Seguir leyendo “Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández”

Un soñador en el Colón

20160430_194520

La noche tenía aroma a gala. No podía ser de otra forma en el prestigioso Teatro Colón donde, desde el primer momento el recibimiento está a cargo de la orquesta que interpreta piezas clásicas para acompañar la espera. “Don Quijote. El soñador de La Mancha” tematiza el episodio de las bodas de Camacho de la novela de Cervantes, añadiéndole una impronta característica. Al correrse el telón se nos presenta, a modo de prólogo, el Cervantes que todos nos imaginamos: solo en su biblioteca, con una luz cálida, y un escritorio lleno de apuntes en la lejanía, mientras él lee en un sillón. Lo vemos dormirse y recibir la presencia de una musa que le inspira la composición de su majestuosa novela. A partir de este momento, la musa ayudará a Cervantes a dar vida a su creación: lo vestirá como a Quijote y ella será su Dulcinea. A continuación inicia la historia presentada en la novela de Cervantes, como es de esperar, interpretada de un modo impecable por el ballet estable del Teatro Colón. Más allá del nivel de sus bailarines, la explosión de colores que se hace presente a partir del primer acto es un regocijo de los sentidos: jóvenes bailando en una plaza de pueblo con panderetas, una pareja de enamorados, la aparición de toreros vestidos de rojo y blanco y, poco después y, casi coronando el acto, la aparición de Don Quijote y Sancho Panza.
En los intervalos uno puede encontrarse señoras con tapados, niñas con vestidos y moños grandes, señores con zapatos brillosos y extranjeros en abundancia, que llenan los pasillos con sus conversaciones en extraños idiomas que intentar descifrar. Olor a café y la suave música de la orquesta acompañan el tiempo entre acto y acto.

20160430_220328.jpg
El segundo acto inicia en un campamento de gitanos, motivo para que, una vez más, el escenario se llene de los más exquisitos colores. Cada mujer con un vestido diferente, pañuelos en pelo e, incluso, alguna bailarina con el cabello suelto, caracterizan este momento. Poco después llega la puesta en escena del famoso enfrentamiento de Don Quijote con los molinos de viento, un momento lleno de pasión y dramatismo, a un punto tal que, primero Quijote y luego Sancho quedan exhaustos. Mientras duermen, reaparece Cervantes, observa a los personajes de su obra, y nuevamente aparece su musa- Dulcinea rodeada de dríadas que bailan alrededor del escritor hasta el amanecer; recordándole al espectador, una vez más, que todo es un artificio de Cervantes que está planeando la escritura de su obra cumbre.
La obra finaliza con un tercer acto en el que la celebración de una boda pone en escena los trajes más elegantes que hayamos visto hasta el momento para, finalmente, dar lugar una vez más a la aparición del genio creador. Los últimos instantes nos vuelven a llevar a la biblioteca de Cervantes, donde despierta y, gracias a la intervención de la musa, comienza a escribir febrilmente su novela.

 

Jazmín Dora