Literatura en el XXI: Fan fiction (I)

Fan art, fan fiction, fandom, fan film, fan game, son palabras que sólo los que tuvimos (o tenemos) posters en nuestros cuartos o hemos leído más de tres veces el mismo libro, podemos entender. Hoy nos toca hablar de uno de los fenómenos más increíbles vinculados a este fanatismo: el fan fiction.

Fan fiction significa ficción de fans. Estas historias escritas por fanáticos responden exclusivamente a la necesidad de crear historias cuyos actores principales sean los protagonistas de sus películas, series, animes, juegos o libros favoritos. Desde Harry Potter hasta Sailor Moon, de Tomb Raider a The Big Bang Theory, ninguna ficción, sin importar su origen, queda libre de ser reescrita o utilizada por los fans como materia prima de las vueltas de su imaginación.

¿Cuál es el motor que lleva a los consumidores a crear historias de ficción sobre una ficción? Las respuestas son muy personales y no podemos responder una generalidad. Muchas veces lo que se busca es aplacar las ansias o proponer realidades que sólo existen en las cabezas de los seguidores, tal es así que Draco Malfoy y Hermione Granger han sabido ser los más apasionados amantes e incluso hemos leído Universos Alternos que permiten a los autores de estas historias escribir sobre la vida amorosa entre Sherlock Holmes y John Watson. Cuando Harry Potter se estaba escribiendo y Rowling nos tenía a todos ahogados en nuestra desesperación por nuevas publicaciones, muchas historias nacieron como continuaciones. El ansia de un fanático es insostenible.

¿Es esto legal? No, no lo es. Los copyright especifican que no puede haber reproducción parcial o total de las obras, pero oponerse a una acción de fans para fans que sólo logra alimentar la necesidad de consumir películas, llaveros, obras de teatro, tv por cable o internet, parece absurdo. No hay demasiada lógica en poner en contra a un consumidor. El fandom es peligroso, no es sabio ponerlo en contra. Por esta razón, dependiendo el autor de cada historia tenemos quienes buscan prohibir estas prácticas y quienes entienden el fin último de cada una. Seguir leyendo “Literatura en el XXI: Fan fiction (I)”

Literatura en XXI: Prólogo

   

    Los libros, las revistas, los diarios, los folletines, fueron algunas de las formas más populares de comunicación literaria años atrás. En algún momento de este siglo creímos que podían llegar a desaparecer ante los pasos de gigante que fue dando el monstruo llamado Internet, los más apegados al papel temblamos de terror en nuestras casas y corrimos a decirles a nuestros libros que iba a estar todo bien, que no los íbamos a abandonar.

    Pese al terror momentáneo eso no ocurrió, los libros se siguen editando y vendiendo (algunos a precios malévolamente elevados, hay que aclarar) y aún existen revistas que nos recuerdan lo genial que es leer una publicación con distintos textos, cuentos, poesías, palabras que dan saltos de alegría al verse impresas. Pero lo cierto es que abrir Chrome o Firefox es algo más común que abrir un libro, dar vueltas por el mundo online es algo cotidiano. Por suerte, gran parte de los que escribimos entendemos que tenemos que acoplarnos a las nuevas necesidades y ofertas. Decirle que no a un blog, a una página de Facebook o a un libro que se puede leer desde una Tablet es una opción, pero lo real es que sería algo así como tomar un Fernet con Pepsi: una locura total.

Seguir leyendo “Literatura en XXI: Prólogo”