Los inmortales – Emmanuel Argüello

Lo hablaba con el Flaco, la otra vuelta, en una de nuestras interminables y acaloradas discusiones filosóficas. Una botella de whisky por medio, el flaco prendía un cigarro, mostraba los dientes y se reía una vez más de aquel mensajero huesudo que andaba tras sus pasos. Luego de servirme un trago, le dije:

– Alguna vez soñamos con ser inmortales.

– Solo los que le temen al abrazo de la parca, pueden soñar con vivir para siempre.

– ¿Acaso vos no le tenés miedo a la muerte?

-Los inmortales no le tenemos miedo a la muerte. Le tenemos miedo al olvido. Esa es la verdadera muerte.

Anuncios