Diagnósticos | Agrimbau – Varela

En ocasiones, como sucede también en otra artes, los autores de historietas se valen de la reflexión sobre los códigos propios de su lenguaje a fin de utilizarlos como partes constitutivas de sus obras. En general, este tipo de trabajos se reduce a un ejercicio de estilo, casi un boceto, o a una obra híbrida que no llega a apreciarse como una verdadera experiencia narrativa. Experimentar con un lenguaje para desarrollar una obra original nunca es sencillo, pero a veces aparecen artistas que logran un trabajo a la altura de sus pretensiones. Con Diagnósticos, Diego Agrimbau y Lucas Varela logran sortear exitosamente el desafío al ofrecernos un trabajo en el que el lenguaje de la historieta puede ser tomado como “personaje”.

Diagnósticos

Los autores trabajaron en Diagnósticos durante su residencia en “La Maison des Auteurs” de Angulema, Francia. El proyecto suponía crear un libro con seis historias cortas sobre transtornos mentales protagonizadas por seis personajes femeninos. El relato se valdría de los códigos propios del lenguaje de la historieta, al tiempo que se alejaría de los modos clásicos y la visión externa. En consecuencia, la dupla autoral trata cada caso desde un género en particular. En ese sentido, utilizaron temas como la ciencia ficción, el policial negro o la crónica intimista, entre otros, para abordar cada una de las patologías.

Agnosia, Claustrofobia, Sinestesia, Afasia, Akinetopsia y Prosopagnosia son las seis patologías abordadas en el libro.

Agnosia 1

En “Agnosia” (incapacidad de reconocer los objetos por sus cualidades, aunque las funciones sensoriales estén intactas) nos introducimos en la percepción de Eva. En este relato, la frontera entre la representación interna y el mundo exterior se torna porosa, al tiempo que las viñetas superponen información que permiten cuestionar la relación entre el significado de las palabras (a veces distorsionadas) y el significado del dibujo.

Claustrofobia

En “Claustrofobia” (miedo mórbido a permanecer en espacios cerrados), es el espacio de las “cuatro malditas líneas” de cada viñeta y, por extensión, de toda la página lo que oprime a Soledad. El personaje se asume como ficticio e intenta escapar, primero del papel, y luego de la narración, pero entiende que eso ya no depende de ella sino del lector. Seguir leyendo “Diagnósticos | Agrimbau – Varela”

Literatura en el XXI: Fan fiction (I)

Fan art, fan fiction, fandom, fan film, fan game, son palabras que sólo los que tuvimos (o tenemos) posters en nuestros cuartos o hemos leído más de tres veces el mismo libro, podemos entender. Hoy nos toca hablar de uno de los fenómenos más increíbles vinculados a este fanatismo: el fan fiction.

Fan fiction significa ficción de fans. Estas historias escritas por fanáticos responden exclusivamente a la necesidad de crear historias cuyos actores principales sean los protagonistas de sus películas, series, animes, juegos o libros favoritos. Desde Harry Potter hasta Sailor Moon, de Tomb Raider a The Big Bang Theory, ninguna ficción, sin importar su origen, queda libre de ser reescrita o utilizada por los fans como materia prima de las vueltas de su imaginación.

¿Cuál es el motor que lleva a los consumidores a crear historias de ficción sobre una ficción? Las respuestas son muy personales y no podemos responder una generalidad. Muchas veces lo que se busca es aplacar las ansias o proponer realidades que sólo existen en las cabezas de los seguidores, tal es así que Draco Malfoy y Hermione Granger han sabido ser los más apasionados amantes e incluso hemos leído Universos Alternos que permiten a los autores de estas historias escribir sobre la vida amorosa entre Sherlock Holmes y John Watson. Cuando Harry Potter se estaba escribiendo y Rowling nos tenía a todos ahogados en nuestra desesperación por nuevas publicaciones, muchas historias nacieron como continuaciones. El ansia de un fanático es insostenible.

¿Es esto legal? No, no lo es. Los copyright especifican que no puede haber reproducción parcial o total de las obras, pero oponerse a una acción de fans para fans que sólo logra alimentar la necesidad de consumir películas, llaveros, obras de teatro, tv por cable o internet, parece absurdo. No hay demasiada lógica en poner en contra a un consumidor. El fandom es peligroso, no es sabio ponerlo en contra. Por esta razón, dependiendo el autor de cada historia tenemos quienes buscan prohibir estas prácticas y quienes entienden el fin último de cada una. Seguir leyendo “Literatura en el XXI: Fan fiction (I)”

Biblioteca de ciencia ficción hispana – Los invertebrables, Oliverio Coelho (2003)

  

 “Todos los rastros de humanidad se
descompusieron. Quedaron trenzas
de aire…”

        Siempre es bueno ver cómo un escritor construye un mundo. No hablo del mundo construido en sí, en el que el lector cree y se adentra, sino más bien del proceso, la gestación desde partículas mínimas y casi caprichosas hasta ese entramado final en el que cada clavo parece estar en su sitio. Mucho de eso hay en la Trilogía del Futuro de Oliverio Coelho. Un espacio claustrofóbico con mucho de neblinoso, de indefinido, donde es la sugerencia la que lo promete todo, mientras con el correr de los libros vemos que las cosas toman forma, que el escritor de a poco se la juega dándole nombre y sentido a todo eso que gira.

       Los invertebrables es la primera parte de la Trilogía. En él nos ubicamos en un departamento mínimo dentro del cual viven tres personajes que poco tienen que ver entre sí más allá de las dependencias y necesidades que comparten y los odios y rencores que solo la máxima de las intimidades puede dar. Los tres son parias biológicos. El Estado, que parece ser que en el futuro es total y bastante eugenésico, se ocupa de “normalizar la humanidad” mediante la exclusión de todos aquellos que no cumplan con los requisitos del modelo humano prototípico. Es de esta manera que el narrador protagonista, junto a sus compañeros de vida, son derivados a los Territorios Paralelos, una zona de marginación absoluta en donde la gente vive encerrada en sus cuartos mientras las calles son tomadas por criaturas bestiales, a veces humanas y a veces no. Los tres son discapacitados: el narrador está postrado en una silla de ruedas, Fermín es ciego y Benito es un hipocondríaco y un disminuido espiritual. A partir de este planteo inicial la novela, que se desarrolla casi en su totalidad dentro de esta habitación, toma la postura pesimista, algo arltiana, que defenderá durante todo el relato: los marginados, aquellos reducidos por un poder opresor a los escalones inferiores de la humanidad, no buscan más que imponer su orgullo individual marginando a sus iguales. Toda la novela gira sobre la posibilidad siempre frustrada de construir comunidad, un encuentro productivo con el otro que es también igual a mí. Seguir leyendo “Biblioteca de ciencia ficción hispana – Los invertebrables, Oliverio Coelho (2003)”