I – Guillermo Mario Batista

EE

Dijo don Mario Benedetti,
“cada uno restaura como puede”,
y que un fósforo, digo, no es el sol,
ni aunque roce las yemas,
y que la ausencia a veces
te respira o madruga en la cara.
O que un poema largo no siempre rima,
o la remembranza no es tumulto
de alondras ni mucho menos.
Luciérnagas de pasto son el rocío del cielo,
ese oscuro ojo allá lejos y a solas.


Autor: Guillermo Mario Batista, profesor de historia de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Lomas de Zamora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s