Libros que tus hijos deberían leer – Laura Fernández

no-lo-tomes-a-mal-poldy-es-hora-de-renovarse_406151

Dicen quienes saben que el sentido del humor es como las piernas: hay quienes las tienen y quienes no. En mi caso particular, mi vida es una eterna tensión entre las cosas en las que creo y las que me causan gracia. Homofobia, machismo, xenofobia, racismo, antisemitismo, desprecio a la vida humana y animal: la falta de empatía que lleva a herir y discriminar pueden no ser un rasgo característico de nuestra personalidad, pero quien no se haya reído del gif del perro sin patas que tire la primera piedra.

B0F

Mar Afuera – Eduardo Wilde (1889)

A mi humilde entender, la línea que separa el humor negro de la burla es delgada y está marcada por qué parte del chiste encontramos graciosa. Reírnos con Cyanide & Happiness, Sarah Silverman, Louis C.K, Micky Vainilla o las tiras de Joan Cornellà no nos vuelve homicidas en potencia, pedófilos, racistas ni violadores (aunque no recomendaría que se pongan a googlearlos en el trabajo). El efecto humorístico se encuentra precisamente en lo moralmente incorrecto: es nuestra desaprobación de las conductas que son base del humor negro y nuestro modo de actuar opuesto lo que nos permite reírnos de ellas. Lo que nos da ese derecho. Para dar un ejemplo opuesto, el padre Grassi riéndose de un meme de Pedobear sería, cuanto menos, desagradable. ¿O gracioso? ¿Ven a lo que me refiero? 

Cyanide-&-Happiness-comics-dating-age-2379923

Y sí: el ser humano es un bicho raro. Aunque, creo yo, esta conducta aparentemente confusa responde al simple hecho de que, aquello de lo que nos reímos, duele menos. El hambre en África, la violencia contra las mujeres, las discapacidades, los traumas psicológicos y el genocidio son realidades dolorosas. Ignorarlas no siempre es fácil. Modificarlas, mucho menos. Reírnos de ellas, en cambio, es un modo de incluirlas en nuestro mundo sin que nos dañe. Es exactamente esto lo que pasa en Mar afuera con la frecuentemente temida, idealmente trágica y tradicionalmente misteriosa idea de la muerte.

El sarcasmo es el lenguaje de los grandes, y la Generación del ’80 contó con uno de ellos entre sus tropas: Eduardo Wilde. Como muchos de sus cuentos, Mar afuera no trata de nada. Totalmente carente de trama, el cuento parece más un ensayo breve sobre las penurias de viajar. El punto más alto de este relato es, sin duda, la comparación del viajante que no parte con el enfermo que no muere. El narrador de Mar afuera trata a la muerte sin solemnidad y sin respeto (“la toma para la chacota”, como diría mi abuela). La vuelve lo suficientemente cercana para poder hablar de ella, pero mantiene la distancia justa para que no duela. Y esa distancia está dada por el humor.

18349153

¿Estoy insinuando que los chicos deberían embeberse en humor negro? No, claro que no. No me gusta insinuar cosas. Prefiero decirlo literalmente. La única diferencia entre el morbo y el humor negro es que el segundo es más gracioso (y ya saben lo que opino del morbo). Manejar el humor negro es manejar el sarcasmo. Manejar el sarcasmo es contar con una mínima capacidad de manipulación del lenguaje (cosa nada fácil y discutible). Manejar el humor es entender la multiplicidad de la lengua, la compleja maquinaria de la significación y todas sus posibilidades. A nivel personal, manejar el humor negro es entender que no toda tragedia debe ser vivida como tal y que incluso en lo más oscuro puede haber risas. Se los dice el amigo Mukenio.

 1139555552_f

Frase destacada: Sucede en estos casos lo que con los enfermos graves que duran mucho tiempo, si no se mueren causan un serio disgusto a los amigos, a los relacionados y a una parte de la familia, pues era ya cosa recibida que el enfermo se moría y todos se hallaban ya resignados a soportar tan irreparable desgracia.

Argumento ante posibles quejas: lo lees o te corto las manos. ¡Mentira! O no…


Autora: Laura Fernández, estudiante de Letras en la Universidad de Lomas de Zamora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s