Poema – Florencia Aylén Rettore

Porque me gusta escaparme de los peligros
como gato que pega el salto de techo a techo.
Por eso no te avisé, me fugué.
Me partí la cabeza al medio y me fugué.
Me comí los dedos para no llamarte a la tarde,
hasta fui y me comí al vecino para olvidarme de vos.
Y me comí la ensalada de fruta que quedó del 24 a la noche.
Y mi abuela me miraba horrorizada porque
– ¿¡Cómo-vas-a-tragar así, querida!?
Trago abuela, trago todo, siempre trago.
Pero no te llamé. Mira todo lo que hice y no te llamé.
Te dije que me comí al vecino, que me comí los dedos
y seguí por la ensalada y ahora el amor propio
y por vos,
siempre todo para olvidarme de vos.
Y no te enteraste.
Jamás nunca te enteraste.
Porque no,
– ¡Loca-maniática-enferrrrma mental!
Con vos no.
Con esa pollera no. Con esos amigos, no.
Y lo tragué. No quisiste, y me lo tragué.
Tu desenfreno para extasiarme y entregarte,
lo tragué.
Y para romperme toda en dos patadas también.
Porque, ¡putita-bajá-los-aires!
Y el respeto lo impone el golpe.
Todo lo tragué, todo eso y lo tragué.
Y mi abuela se asombra porque la ensalada
¡Y la fruta está podrida!

image-704


Autora: Florencia Aylén Rettore, estudiante de Licenciatura de Ciencias de la Educación en la Universidad de Lomas de Zamora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s